Razones a las que debes prestar atención si se te entumecen las manos con frecuencia.

De pronto te despiertas en mitad de la noche con una mano entumecida y te das cuenta de que estuviste acostado sobre tu brazo y la falta de circulación provocó un hormigueo y un entumecimiento tales que te obligaron a despertarte.

Agitas el brazo para activar la circulación sanguínea y vuelves a dormirte. Esta situación es muy común y no genera ningún tipo de preocupación. Sin embargo, algunas personas sufren de entumecimiento y cosquilleo en las manos y en los dedos de manera regular y es necesario aclarar distintas causas y tratamientos asociados a este fenómeno.

La parestesia designa esta conocida sensación de hormigueo que se produce en la superficie de la piel y da la sensación de tener los miembros entumecidos, al igual que ardor y cosquilleo que invaden una parte del cuerpo. Esto puede deberse a algún desajuste el sistema nervioso central (cerebro) o en el sistema nervioso periférico (a nivel de los nervios situados en otras partes del cuerpo).

Los hormigueos se producen generalmente en las extremidades como ser brazos, piernas, manos y dedos.

¿Cuáles son las causas?

Las causas pueden ser varias. La mayoría no revisten gravedad como por ejemplo, los cosquilleos que marcan la reaparición de la sensibilidad después de que un nervio estuvo contraído durante un tiempo útil, pero otras causas pueden ser un poco más preocupantes.

Conozcamos cuáles son las más comunes.

– Síndrome del túnel carpiano.

Uno de los primeros signos que anuncian el síndrome del túnel carpiano es el entumecimiento de los dedos y las manos. En efecto, el síndrome aparece cuando el nervio medio comprime el canal carpiano y las personas que sufren de esto se quejan a menudo de pinchazos en las manos.

Esta sensación se nota por lo general durante la noche, ya que muchas personas duermen con las manos flexionadas debajo de la cabeza. Utilizar una ortesis durante la noche, permite disminuir la incomodidad nocturna asociada al síndrome del túnel carpiano, pero no permitirá eliminar el origen del problema, ya que pueden ser múltiples.

Las más afectadas suelen ser las mujeres mayores de 50 años, que experimentan una sensación de quemazón a nivel de los dedos incluso algunas veces hasta el antebrazo. Esto puede darse en una mano o en las dos.

Si crees que estas padeciendo de este síndrome, consulta sin espera un especialista de mano para encontrar la fuente del problema y adoptar el tratamiento apropiado.

– Lesiones y molestias ocasionadas por la actividad laboral.

El entumecimiento o el hormigueo de las manos también puede deberse a movimientos repetidos no ergonómicos a nivel laboral. Los trabajadores de la construcción que utilizan herramientas de percusión o de flexión, a menudo sienten una sensación de entumecimiento y cosquilleo después de largas horas de trabajar en posiciones poco ergonómicas.

Es conveniente en estos casos tomar pausas regulares o cambiar de posición al momento de trabajar para evitar desarrollar el síndrome del túnel carpiano.

Los empleados de oficinas también suelen ser víctimas de entumecimientos en las extremidades. Una posición no ergonómica del ordenador puede generar hormigueos de dos maneras diferentes.

Por un lado, si tus manos están flexionadas durante muchas horas como motivo de una mala postura, corres el riesgo de disminuir el aporte de sangre a las manos lo que genera hormigueos, además de ser otro factor generador de túnel carpiano. Por otro lado, si tienes una mala postura frente al ordenador y mantienen la cabeza muy hacia adelante en lugar de retroceder el mentón y alinear bien la columna, la compresión de las vértebras cervicales generan dolores y hormigueos hasta en las manos.

Corrige la postura para evitar no solamente el entumecimiento de brazos y manos sino también dolores de cuello, de hombros de espalda y de cintura; incluso de piernas.

Si a pesar de esto el entumecimiento continúa, consulta con un profesional para determinar con exactitud el origen.

– Crisis de espasmofilia.

La espasmofilia también puede generar hormigueos particularmente en las manos y alrededor de la boca. En ocasiones de crisis de angustia, se acompaña generalmente con espasmos musculares e hiperventilación (respiración acelerada).

En las manifestaciones crónicas de espasmofilia, estos signos sensoriales se asocian a una “bola en la garganta” o latido de párpados, indicadores de una carencia de magnesio y vitamina D, esto se da principalmente a finales del invierno.

– Hipoglucemia.

El entumecimiento y el hormigueo también son manifestaciones de una hipoglucemia. En este caso, es posible que el paciente también padezca de palpitaciones, temblores, palidez, sudoración y malestar generalizado que revelan que el cerebro necesita azúcar.

– Hipertiroidismo.

Los entumecimientos en las extremidades también pueden aparecer en caso de hipertiroidismo. En estos pacientes, todo el metabolismo puede verse afectado con diarrea, náuseas, debilidad muscular y sudoración excesiva.

– Accidente cerebrovascular.

El ACV consiste en una falta repentina de irrigación sanguínea al cerebro y los hormigueos y entumecimientos, podrían ser una forma que tiene el cuerpo de anunciar la ruptura del aneurisma debido a una insuficiencia circulatoria. Estas manifestaciones sensoriales se acompañan de episodios regresivos como una dificultad para hablar, debilidad en una mano, trastornos en la visión, dolores de cabeza violentos… En general, son los miembros superiores los más afectados.

Es posible entonces vivir varios episodios de alerta en la semana son los meses precedentes al accidente cerebrovascular o bien por el contrario no tener ningún tipo de señal indicadora hasta el momento en que sucede.

Lo más importante entonces es actuar rápido y buscar asistencia médica lo antes posible. Cuanto antes se evalúe y se confirme el diagnóstico y cuanto antes se comience con el tratamiento, será posible disminuir las lesiones cerebrales y el riesgo de secuelas e incluso de muerte ligados a estos accidentes graves.

– Neuropatía diabética.

En caso de diabetes, los hormigueos pueden hacerse sentir en cualquier lugar del cuerpo. No tiene nada que ver con una variación de la glucemia como en el caso de la hipoglucemia.

Corresponden más que nada a una afección en los nervios periféricos ligados al exceso de azúcar. El deseo de orinar o de beber con mayor frecuencia o la aparición de calambres, deben ser motivos de consulta con un profesional.

– Esclerosis en placas o Poliesclerosis.

La esclerosis en placa consiste en una enfermedad neurodegenerativa del sistema nervioso central que suele presentarse con trastornos en la visión, dificultades motrices como una mano que no alcanza asir los objetos, y signos sensitivos como hormigueos y entumecimientos, pruebas de un inflamación de la médula espinal.

Si bien el hormigueo de las manos y dedos se presenta de manera ocasional en muchas personas, el entumecimiento frecuente y doloroso no debería formar parte de algo habitual. Sobre todo, recordemos que es un malestar que aparentemente es inofensivo como los pinchazos en los dedos, pero pueden esconder un síndrome serio cuyas repercusiones en la salud pueden ser importantes. En estos casos, es importante consultar con un especialista de manos sin demora.

Gracias por tomarte el tiempo para leer este artículo. Si te fue útil esta información, por favor compartela con tus amigos y familiares. Tu apoyo en nuestro esfuerzo de compartir información gratuita será muy apreciado.
Lo que se recomienda en  Mujer Salud y Vida simplemente es para fines informativos y educativos.  Mujer Salud y Vida no va a sustituir JAMÁS los consejos médicos profesionales, de diagnósticos o de tratamientos. Siempre consulta a tu médico con cualquier pregunta que puedas tener sobre una condición médica.

COMENTARIOS

Cargando...
error: Content is protected !!
%d bloggers like this: